Extracción de agua

seccion aguaNo obstante la existencia anterior de los molinos harineros de viento, que fueron acumulando experiencia con su uso, el advenimiento de los molinos de viento para la extracción de agua no llegó a Mallorca hasta mediados del siglo XIX, por la intervención del ingeniero holandés Paul Bouvy, que vino a Mallorca como ingeniero de minas, pero debido a sus conocimientos relacionadas con los molinos de viento holandeses, lanzó su idea de desecación del Pla de Sant Jordi (T.M. de Palma) que en aquella época era una marisma insalubre.

A partir de este momento y vistos los buenos resultados que se obtenían en la extracción de agua en esta aplicación, se registró un incremento importante de su construcción y uso en Mallorca. Se calcula que han existido en nuestras islas mas de 4.000 molinos de este tipo.

Estos molinos funcionaron, en sus inicios, con aspas de tela en forma de vela latina, pasando después a los molinos de “ramell” construidos con rueda y piezas planas de modo de margarita. Posteriormente a estos molinos se les adicionó una cola direccional para sustituir el hacerlo a mano. Más tarde, siguiendo su evolución y merced a la experiencia acumulada y a la inventiva de los mecánicos molineros de Mallorca, empezó a proliferar un nuevo tipo de molino de rueda metálica, con palas curvadas, montadas sobre un torre de hierro. Este nuevo modelo tuvo mayor aceptación y dio mejores resultados al disponer de una mayor capacidad de maniobra, seguridad y fortaleza frente los vientos.

En general el molino de extracción de agua, consta de una torre de obra civil redonda o cuadrada de unos 5 o 6 metros de altura, construida sobre el pozo de agua, en su interior se encontraba su bomba aspirante-impelente (del tipo romano de “cresibi”) que vertía el agua en un estanque contiguo.